Ir al contenido principal

Pequeña biografía de Manuel Cepeda a sus 21 años de inmortalidad

Memoria
Por María Méndez
Oficina de Comunicaciones y Derecho Humanos CODH- Fundación Colombia Soberana



 “ Pero de repente un viento fuerte desgranó puertas y ventanas…”

Si, desgranó puertas y ventanas... y vidas... ese viento llamado "Baile Rojo", ese viento fascistas que olía a pólvora y sangre, que salía de cada batallón, de cada estación de policía, de cada oficina de inteligencia, de cada antro de paramilitares, de la "Casa de Nariño"... es el viento que se llevó a Manuel Cepeda.

Un Camarada brillante, humano, humilde, ejemplo para todos los que seamos comunistas, incluso para los que sean medianamente demócratas o digan preocuparse por el pueblo.

Armenia tuvo la fortuna de que en sus tierras naciera un 13 de Abril de 1930. Siendo un estudiante de Derecho en la Universidad del Cauca ingresó al Partido Comunista Colombiano, era 1953, y 5 años después fue elegido Secretario General de la Juventud Comunista JUCO y obviamente, miembro del Comité Central.

Se destacó en sus labores, era disciplinado y entregó todos sus esfuerzos a la reconstrucción del Partido, al lado de Camaradas como Hernando Gonzales Acosta, Jaime Pardo leal y la bella e inolvidable "Mariposa Árabe" como llamaría en un poema a quien fuera su esposa desde 1960: Yira Castro.

Fue preso político, conoció las negras mazmorras del estado, la crueldad, la oscuridad de la celda, pero jamás conoció qué fue entregar las banderas, qué fue dejarse doblegar el alma y su espíritu de lucha. Allí escribió su libro de poemas "Vencerás Marquetalia" homenaje a los campesinos que se levantaban en armas ante el exterminio al que los sometía el gobierno.

Se hace cargo de Voz Proletaria, hoy El Semanario Voz, periódico del pueblo y para el pueblo. Destacándose, como siempre, en sus tareas. Quizás muchos de los periodistas alternativos, de izquierda y comunistas tuvimos su inspiración para ejercer esta profesión a la que Manuel Cepeda le entregó muchos años de su vida y en la que era un maestro.

Llegó el año 81 y con él uno de los golpes más duros para el Camarada Manuel, sus hijos, el PCC,y el pueblo en general: La muerte de su esposa Yira, para quién escribe "Yira Castro: Mi bandera es la alegría". 

Desde el inicio denunció. Denunció las injusticias, denunció el hambre de las mayorías, el frío de los niños, la falta de justicia social, la miseria y claro,  la persecución, la criminalización y el exterminio al que siempre fue sometido El Partido Comunista Colombiano, luego la Unión Nacional de Oposición UNO y por último la Unión Patriótica.

Hizo todos lo posible para que el pensamiento diferente tuviera garantías. Siendo Senador por la UP , junto a otros compañeros, se reunió con Rafael Pardo, Ministro de Defensa de César Gaviria, denunciando el plan "Golpe de Gracia" que había sido elaborado por altos mandos militares y paramilitares. 

La respuesta se esperaba. Hicieron caso omiso, quizás por inocencia, quizás por cobardía, o ¿quizás por complicidad? y fueron más allá, los ridiculizaron, esos "culicagados" asesores del gobierno de entonces, que no sabían qué era la vida y desconocían o ¿desconocen? la verdadera Colombia, ante medios de comunicación los clasificaron de sufrir "jurasic paranoia" .

El "Golpe de Gracia" llegaba a cada uno de los líderes, militantes y seguidores de la UP y el 9 de Agosto de 1994 llegó para Manuel en la Avenida las Américas con 74. El Estado fue Condenado por este magnicidio en el 2010 y  fue clasificado como Crimen de Lesa Humanidad en el 2014. 

Llegó la hora de terminar esta pequeña biografía que queda corta ¿Cómo poder terminar este escrito? Buscando palabras de soles y de lunas, de futuro y de esperanza... pero creo que este lápiz no es el mismo, cuando hablamos de Hombres Nuevos y eternos las palabras no alcanzan. Tal vez sea mejor que sus bellos versos vuelen como aves de color dándole verdadera vida a este escrito.

Ave Fénix

¿Y por qué
no escapaste
cuando cayeron Jaime,
Leonardo,
Miller?

¿Cuando Teófilo partió en un viaje sin retorno
y Antequera entró en el aeropuerto
y Bernardo lanzó su última sonrisa?
Y cuando aquel desconocido (labriego, obrero, estudiante)
dijo: -Aquí luché, aquí muero.-
Y murió.

No hablamos de la cacería del tigre
ni de la flecha contra el águila
sino de un genocidio a la luz del día,
del racimo entregado al sacrificio,
de abuelos, nietos, hijos, madres
que en vano anhelaron tu regreso.

… Los árboles
transmiten sus semillas
en el aire.
Las lanzas de Bolívar,
las luciérnagas
de Policarpa
y el aullido
de los libertadores
resucitan con niebla
en la hondonada.

Tras la pared de fusilados
invencibles retoñan
los geranios
y deidades anónimas
bautizan callejuelas
del mercado.

¿Quizás el exilio
nos habría salvado?
¿Tal vez el asilo
preservaría a Jaime y a Leonardo
cuando el palacio
armó la mano del esbirro?

Dejemos al examen del futuro
el error de la lucha, si era bueno
acudir a la cita, si era mejor agazaparse, si el tejido
del tapete gigante debería
llevar un hilo de oro o de topacio
en lugar del cabello aniquilado.

Pero
no teorices
sin medir el esfuerzo, la titánica
labor que hace la ola en el océano
ni consigas el titulo con tesis
bien (mal) pagadas
sobre la tumba de los mártires.
Sube un rayo
de luz anunciadora,
una espuma veraz
del fondo oceánico
desde la sencillez
de Jaime
Pardo.

Penúltima carta de amor a Yira Castro

I

Amor sálvame de la prehistoria

Hallo tus fotos
caídas entre los libros,
clavadas en la espalda de mi casa,
atravesándome la frente.

Te veo, reportera,
tapándote de la ventana cruel,
huyéndole al viento verdugo.
Y allí vas
saltando charcos,
retratando a los niños,
descifrando la esfinge suburbana.
Mariposa árabe:
sácame de la prehistoria,
rescátame del diluvio universal.

Y preguntas. Preguntas mucho.
Indagas existencias
hasta hacerlas cantar en tus crónicas
y vuelves a salir
(no esperes, llego tarde)
a la calle apoteósica.
Afuera Bogotá nocturno
emprende comunidades estelares
en su tapiz asiático.

Asciendes
barriadas, ventisqueros
y luego:
“Hoy visité Lucero Alto,
pasé por las Colinas,
cómo llovía en el Meissen”.

Entrégame la flor de la suerte
trébol del nomeolvides
fluvial Ofelia en pos de Hamlet.
Cierra la ventana por Dios:
el sacrílego viento no me deja dormir.

II

Te declaro
mi amor en las paredes

Nuestras ciudades están censadas
por consignas de amor.

“Te quiero Oliva.
Te adoro Teresa.
Sin vos no puedo vivir”
Y allí un corazón flechado
verde o escarlata
epitafia adorables ladrillos.

Soy precursor.
Antes de que los barrios
fueran escriturados
(Julieta y Romeo
no habían nacido)
escribí:- Te quiero Yira,
sin ti no puedo vivir,
me haces falta muchacha.-
Y fui hasta la novena cuadra,
hasta la undécima semana
agotando el spray
escribiendo
tu hipotético nombre
como si presintiera que la noche
iba a borrarlo.

Mayo de 1994



Se llevaron su cuerpo, pero no sus ideales, su bandera y su ejemplo. Hasta siempre Camarada Manuel. 









Comentarios

Entradas populares de este blog

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Masacre estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (1954)

Memoria Tomado de Sin Olvido


Para el año 1.929, más exactamente el 7 de junio, los estudiantes marcharon por las calles en repudio a la “masacre de las bananeras” y al nombramiento del General Cortés Vargas, como jefe de policía de la ciudad de Bogotá, quien fue el responsable de dicha masacre. Al arribar la marcha cerca del Palacio Presidencial, la multitud fue reprimida con el funesto resultado de la muerte del estudiante de Derecho de la Universidad Nacional, Gonzalo Bravo Pérez. Cuando éste se dirigía al Café Capitolio una bala de la guardia presidencial lo alcanzó por la espalda. 
Una gran manifestación acompañó a su última morada los restos del estudiante, y la magnitud de las protestas lograron la destitución y procesamiento del teniente Cortés Vargas, de los Ministros y militares involucrados.
Desde entonces, el 8 de junio se convirtió en una fecha conmemorativa de uno de los mártires del movimiento estudiantil colombiano y en el año de 1.954, en el marco de su Vigésimo Quinto ani…

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

Entradas populares de este blog

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

Testimonio de la única guerrillera sobreviviente del Palacio de Justicia

Crónica Tomada de Las 2 Orillas Por: Clara Helena Enciso | noviembre 06, 2015


Clara Helena Enciso salió confundida en el último grupo de mujeres. De su puño y letra relató en este texto el horror del 6 y 7 de noviembre de 1985
Tratando de dar un poco de luz a los oscuros hechos del Palacio de Justicia elaboro el presente informe que, aunque resumido, pretende dejar en claro los mal intencionados comentarios que a nivel nacional e internacional suscitaron la conducta y moral de quienes participamos directamente en el Operativo.
Seguramente es un episodio que, por lo doloroso, nadie quiera recordar. Sin embargo, para mí sigue siendo muy importante dejar constancia: primero, del heroísmo de los compañeros, heroísmo que rebasó todos los límites; segundo, la posición de Almarales[i] frente a los civiles a quienes protegió y respetó en todo momento; tercero, la irracionalidad de las FFAA arremetiendo sin discriminación contra cualquier indicio de vida dentro del recinto y el irrespeto de los mis…

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…