Ir al contenido principal

TRUJILLO, UNA MASACRE QUE CONTINÚA

Memoria
Tomado de Movimiento Bolivariano
Por: Olga Parra. Partido Comunista Clandestino Colombiano Sur-Occidente.


Tomado de Internet de Radio Santafe

Es necesario que el país no olvide la importancia de la memoria histórica y este es el objetivo del presente documento, no olvidar nuestra historia y construir las bases de una sociedad justa y digna en donde los vejámenes cometidos por el Estado colombiano a través del paramilitarismo no queden en la impunidad.

En el norte del Valle del Cauca, el municipio de Trujillo ha sido escenario de una violencia continuada en el tiempo y víctima de la amnesia de todo un país. Es nuestro deber volver la mirada a Trujillo demandando al Estado por el silencio y olvido que impera en torno a la masacre.

La impunidad en el caso de Trujillo hizo que éste fuera llevado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en 1995 condenó al Estado colombiano y obligó al presidente de turno, Ernesto Samper, a pedir perdón a los familiares de las víctimas de manera pública. Al mismo tiempo se conformaba una comisión interinstitucional de memoria histórica, desde la cual, se reconoce en su informe una secuencia de brutales asesinatos que se prolongaron desde 1986 hasta 1994, pero que hoy por hoy continúan hacia los sobrevivientes, familiares y líderes de AFAVIT (Asociación de Familiares y Víctimas de Trujillo).

Dentro de los actos de violencia perpetrados por la alianza entre los narcoparamilitares de Diego Montoya alias "Don Diego" y Henry Loaiza alias "El Alacrán", junto a miembros de las fuerzas de seguridad del Estado como el mayor del ejército Alirio Antonio Urueña, militares del batallón Palace con sede en Buga, miembros de la estación de policía de Trujillo y la SIJIN de Tuluá, en Trujillo se exhibe un repertorio de instrumentos y procedimientos de tortura y crueldad que parece ser increíble sean ejecutados por un ser humano contra otro: motosierras para desmembrar aun vivas a las víctimas, hierros candentes introducidos en los cuerpos, aplicación de sal en las heridas abiertas, chorros de agua con alta presión para asfixiar, martillar los dedos, levantar las uñas con alicates, entre otros métodos distintivos de la bestial violencia paramilitar; Es importante tener en cuenta que estos actos de violencia se ejecutaron no sólo como medio para interrogar a las víctimas, sino que también fueron utilizados como mecanismos de humillación, generación de sufrimiento y agonía, individual y colectiva pues es un terrible método de intimidación terrorista a los sobrevivientes.

Muchos se preguntarán ¿por qué Trujillo? En Trujillo los campesinos en compañía del párroco tomaron la decisión de agremiarse, puesto que tenían que vender los productos del campo a muy bajo precio y esto afectaba la economía familiar, el párroco del pueblo el padre Tiberio Fernández al lado de varios campesinos realizaron el programa llamado "Tejido Social" para ayudar a las personas más necesitadas e independizar a los campesinos de los terratenientes. Esto en la lógica de los agentes de terror es una clara manifestación de sublevación y acusaron a toda la población ser auxiliadores de la insurgencia del ELN, percibiéndolos como una guerrilla que amenaza su poder y en consecuencia, la emprenden contra los humildes pobladores de la manera más atroz.

AFAVIT clama por 342 víctimas sólo entre los periodos de 1986 y 1994, puesto que en Trujillo los homicidios, torturas y desapariciones forzadas produjeron el desplazamiento y desarraigo de pobladores de muchas veredas causando de esta forma muchas más víctimas además de los torturados y asesinados. Fueron numerosas las formas con las que se pretendió silenciar u ocultar lo sucedido en Trujillo (impunidad judicial, duelos reprimidos
por la imposición de los victimarios y la ostentación de poder de los perpetradores en el mismo territorio), pero también fueron y son muchas las expresiones de resistencia y solidaridad realizadas por las víctimas.

Los medios de comunicación al servicio del Estado pretenden crear la idea que los Falsos Positivos y el Paramilitarismo están acabados, pero solo es necesario observar para encontrarnos con un país inundado de estructuras paramilitares al servicio de “las locomotoras para la prosperidad” propuestas por el actual presidente; estructuras paramilitares que a través de la manipulación mediática son llamadas “BACRIM” con lo cual, ocultan la responsabilidad estatal, frente a los crímenes cometidos por estos grupos ilegales. Tal como sucedió en el caso de Alba Mery Chilito una de las fundadoras de la Asociación de Familiares de Víctimas de Trujillo, quien perdió a su hija y a su yerno en la masacre de 1990.  Alba decidió buscar la verdad y reclamar justicia sobre lo sucedido en Trujillo,  entregó su vida al trabajo en la asociación, pero el 7 de febrero de 2013 fue asesinada a manos de un sicario quien la esperó en el parque recreacional donde trabajaba; su asesinato revela la permanencia del paramilitarismo en Trujillo bajo la mirada ciega de las autoridades.

El Partido Comunista Clandestino Colombiano alza su voz de solidaridad hacia todas las víctimas de la masacre de Trujillo y del terrorismo de Estado, quienes han tenido que soportar el recrudecimiento de una guerra que las clases dominantes iniciaron y no quieren terminar. El papel que ustedes como víctimas directas cumplen en la concreción de la Paz es fundamental, puesto que la dignidad manifestada por las víctimas en todos estos años de lucha y resistencia, confirma su activo compromiso con la verdad, la justicia social y la reconciliación nacional.

Tal y como lo expresó la delegación de Paz de las FARC-EP en la Habana lo reiteramos nosotros, “Las víctimas  tienen que ser protagónicas, sobre todo como portadoras de verdad y constructoras de Memoria Histórica… así como sobrevivientes de los genocidios políticos, la tortura, las desapariciones forzadas, la violencia sexual y el desplazamiento forzado, entre otras múltiples circunstancias que caracterizan la realidad de la confrontación en Colombia".

Olga Parra
Partido Comunista Clandestino Colombiano región Suroccidente
Calles de la Nueva Colombia
Enero 2015.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Masacre estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (1954)

Memoria Tomado de Sin Olvido


Para el año 1.929, más exactamente el 7 de junio, los estudiantes marcharon por las calles en repudio a la “masacre de las bananeras” y al nombramiento del General Cortés Vargas, como jefe de policía de la ciudad de Bogotá, quien fue el responsable de dicha masacre. Al arribar la marcha cerca del Palacio Presidencial, la multitud fue reprimida con el funesto resultado de la muerte del estudiante de Derecho de la Universidad Nacional, Gonzalo Bravo Pérez. Cuando éste se dirigía al Café Capitolio una bala de la guardia presidencial lo alcanzó por la espalda. 
Una gran manifestación acompañó a su última morada los restos del estudiante, y la magnitud de las protestas lograron la destitución y procesamiento del teniente Cortés Vargas, de los Ministros y militares involucrados.
Desde entonces, el 8 de junio se convirtió en una fecha conmemorativa de uno de los mártires del movimiento estudiantil colombiano y en el año de 1.954, en el marco de su Vigésimo Quinto ani…

Masacre de estudiantes de la Universidad Nacional

Memoria Colombia Soberana



"La muerte de Chucho 2 no podía quedar impune como tantas [...] En este país a la gente no sólo la matan en las universidades; también en un callejón oscuro; la dinamitan amarrada a un poste en un barrio popular, o amanece tirada, amordazada, en cualquier potrero. Alberto Álava fue asesinado en la puerta de su casa; los hermanos García y los hermanos Sanjuán no se sabe dónde [...]. Algunos decidieron realizar un acto político para reivindicar su lucha, su vida.

Ese 16 amaneció triste, en los ojos llanto, en los pechos ira, al llegar a desayunar en cada mesa un poema y una flor, el uno por la ira, el otro por el llanto, y unos ojos que nos miran, nos vigilan, son muchos ojos que allanan nuestra cotidianidad; al salir de la cafetería, una compañera me abraza y llora: era su mejor amigo, hacía tan poco que habían hablado, cuántas cosas construyeron, cuántas discusiones, cuántas sonrisas.

 10 a.m.: Plaza Che Guevara. Algunas pancartas con la imagen del compañero…

Entradas populares de este blog

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Niña de nueve años fue torturada y asesinada por paramilitares en el 2005 en Santander

Memoria  Tomado de Prensa Rural Por Equipo Jurídico Pueblos  10 junio 2018

En un pueblo del Magdalena Medio controlado por los paramilitares vivió Alida Teresa. Era feliz a pesar del encarcelamiento de su padre (quien fue preso político) y las amenazas contra su familia.
Hoy, hace trece años, Alida Teresa –la niña de cabello ondulado y ojos marrones- fue alcanzada por la crueldad del paramilitarismo promovido desde la V Brigada del Ejército Nacional y un sector de la clase política santandereana. Le arrebataron su niñez, ultrajaron su cuerpo y extinguieron su luz. Nadie pudo evitar que su vida fuera el desagravio de alguien más.
El 9 de junio de 2005 Alida fue desaparecida, torturada y asesinada por criminales que contaron con la protección de miembros de la Policía Nacional de Zapatoca, Santander. Arrancaron la inocencia y sembraron el dolor en todos aquellos que la amaron, que nos contaron su historia, que nos hace recordarla. Tras 12 horas de angustia, el cuerpo sin vida, con signos de t…