Ir al contenido principal

VÍCTIMAS CON SUFRIMIENTOS OLVIDADOS

Memoria
Tomado de Delegación de Paz de las FARC-EP
Por Raúl Berrío - Bloque del Magdalena Medio

FARC-EP.co

El 12 de enero de 1984 los paramilitares acompañados por soldados de la Décimo Cuarta Brigada con sede en Puerto Berrío, Antioquia, al mando en ese entonces del coronel Faruk Yanine Díaz, asesinaron a 5 campesinos después de torturarlos, con el propósito perverso de hacerlos confesar sus supuestos vínculos con la insurgencia, obtener de ellos información sobre la ubicación de los campamentos guerrilleros y hacerse a la identificación de otros campesinos cómplices.

Isaura Lascarro, a quien amigos y familiares cariñosamente llamaban Chavela, y Beatriz Elena Urrego Lascarro, a quien por cariño le decían la negra, y Honorio Muñoz, primo de mi mamá, fueron tres de las 5 víctimas de esa masacre. No recuerdo el nombre de los otros. La primera víctima fue mi mamá, y la segunda mi hermana de 15 años, estudiante de bachillerato en Barrancabermeja, Santander, a donde se había desplazado mi madre con todos nosotros huyendo de la persecución y amenazas del Ejército en Puerto Berrío.

Chavela tenía una parcela en la vereda Vuelta Acuña del municipio de Cimitarra, Santander. En ella se dedicaba a la producción agrícola. Como todo campesino, soñaba con que sus hijos se educaran y con este fin compró una casa en Puerto Berrío, donde vivíamos mis cinco hermanas y yo, que soy el menor.

La única fuente económica que teníamos era la parcela en La Vuelta, como todos llamaban la vereda. Después de la salida de Puerto Berrío, estando ubicados en Barrancabermeja, mi mamá ya no podía vivir en la finca porque hasta allá llegaban las amenazas. Así que a ella le tocaba, periódicamente y de manera clandestina, apoyarse en otros propietarios vecinos para recolectar la producción de plátano y cacao a fin de comercializarlos. Mis hermanas, según fueran sus compromisos académicos, la acompañaban en sus comprometedores viajes.

El 11 de enero mi mamá salió para la finca con Beatriz. Llegaban a ella pero no dormían en la casa por temor a que en la noche llegaran los masetos y las cogieran ahí. Por su seguridad, lo hacían en el monte y salían sólo en el día. Tampoco demoraban mucho tiempo en la finca porque sabían que si se regaba el cuento que ellas estaban en la vereda vendrían a buscarlas.

El 12 de enero ellas hicieron las labores del día, se reunieron en la tarde con las demás personas con las que habían ido de Barranca; estaban en la casa cuando llegaron en chalupas los paramilitares, en conjunto con soldados de la Décimo Cuarta Brigada, y ahí los sorprendieron.

Al tenerlos amarrados, uno a uno los fueron torturando. A Beatriz la metieron en una pieza de la casa. Mientras torturaban a los demás, a ella la violaban paramilitares y soldados.

Después de las torturas, los asesinaron y dejaron sus cuerpos despedazados del modo más horroroso por toda la casa. Aparecieron todos los cuerpos menos el de Beatriz. Rumores de mucha gente aseguran que sus restos destrozados fueron tirados al río. Pasado un tiempo prudencial, los vecinos se acercaron a ver qué había sucedido, encontraron los cuerpos y los enterraron en la misma finca.

Hoy en día conservo muy pocos recuerdos de mi mamá y mi hermana ya que tan solo tenía cuatro años cuando todo esto pasó. Recuerdo el alboroto, las noticias, las entrevistas y todo el dolor que afloraba en el llanto de mis hermanas y mi indescriptible desespero por la ausencia sin retorno de mi mamá y mi hermana.

Hasta ahora este crimen sigue inmerso en la impunidad, los culpables nunca han sido condenados a pesar que todos los campesinos del Magdalena Medio supieron quiénes dieron las ordenes y quiénes las ejecutaron, así como cuáles fueron las verdaderas causas por las cuales el grandioso río Magdalena se convirtió en testigo silencioso y en caudaloso cementerio.

Todas esas víctimas parecen haber sido condenadas a desaparecer de los registros históricos y judiciales, a ser borradas por la fuerza de las aguas y a permanecer en el olvido. Quién puede decir entonces que no hay razones para ser guerrillero hoy, y quién puede venir a decirnos que debemos dejar las armas sólo porque llegó el momento del perdón.

Montañas de Colombia, 18 de octubre de 2014.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Masacre estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (1954)

Memoria Tomado de Sin Olvido


Para el año 1.929, más exactamente el 7 de junio, los estudiantes marcharon por las calles en repudio a la “masacre de las bananeras” y al nombramiento del General Cortés Vargas, como jefe de policía de la ciudad de Bogotá, quien fue el responsable de dicha masacre. Al arribar la marcha cerca del Palacio Presidencial, la multitud fue reprimida con el funesto resultado de la muerte del estudiante de Derecho de la Universidad Nacional, Gonzalo Bravo Pérez. Cuando éste se dirigía al Café Capitolio una bala de la guardia presidencial lo alcanzó por la espalda. 
Una gran manifestación acompañó a su última morada los restos del estudiante, y la magnitud de las protestas lograron la destitución y procesamiento del teniente Cortés Vargas, de los Ministros y militares involucrados.
Desde entonces, el 8 de junio se convirtió en una fecha conmemorativa de uno de los mártires del movimiento estudiantil colombiano y en el año de 1.954, en el marco de su Vigésimo Quinto ani…

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

Entradas populares de este blog

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

Testimonio de la única guerrillera sobreviviente del Palacio de Justicia

Crónica Tomada de Las 2 Orillas Por: Clara Helena Enciso | noviembre 06, 2015


Clara Helena Enciso salió confundida en el último grupo de mujeres. De su puño y letra relató en este texto el horror del 6 y 7 de noviembre de 1985
Tratando de dar un poco de luz a los oscuros hechos del Palacio de Justicia elaboro el presente informe que, aunque resumido, pretende dejar en claro los mal intencionados comentarios que a nivel nacional e internacional suscitaron la conducta y moral de quienes participamos directamente en el Operativo.
Seguramente es un episodio que, por lo doloroso, nadie quiera recordar. Sin embargo, para mí sigue siendo muy importante dejar constancia: primero, del heroísmo de los compañeros, heroísmo que rebasó todos los límites; segundo, la posición de Almarales[i] frente a los civiles a quienes protegió y respetó en todo momento; tercero, la irracionalidad de las FFAA arremetiendo sin discriminación contra cualquier indicio de vida dentro del recinto y el irrespeto de los mis…

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…