Ir al contenido principal

Luis alberto Cardona Mejía

Memoria
Por Sin Olvido




Luis Alberto Cardona Mejía,  economista que a sus 37 años, había militado en el Partido Comunista Colombiano, incluso llegó a organizar la JUCO en el departamento de Caldas. Más tarde  fue concejal de Chinchiná, por La Unión Patriótica. Fue, además, presidente del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos [CPDH] en Risaralda, decano de la Facultad de Administración Cooperativa de la Corporación Universitaria de Santa Rosa de Cabal y Catedrático de la Universidad de Caldas y asesor de los caficultores.

Luis Alberto, solía denunciar públicamente los casos de corrupción, colaboró con la conformación de sindicatos en Risaralda y los asesoró, fue tal su trabajo que se hizo merecedor del premio internacional de Paz Nelson Mandela en el año de 1989. Puso su conocimiento al servicio de las necesidades de la gente de la región y llevó su convicción de lucha organizada a lo concreto, permitiéndole reclamar y reivindicar los Derechos Humanos y el empoderamiento de comunidades, siempre en la búsqueda de justicia social.

Recibió múltiples amenazas debido a su trabajo y finalmente el 4 de Abril de 1989, Luis Alberto Cardona Mejía fue víctima de la estructura militar denominada Muerte a Comunistas [MAC], cuando viajaba al municipio de Santa Rosa de Cabal, en el departamento de Risaralda, cuando unos sicarios tomaron el control de la buseta en la que viajaba y pretendían hacerlo bajar, pero al negarse le dispararon en el lugar.

Su muerte provocó importantes manifestaciones y rechazo por parte no sólo de las organizaciones sociales y políticas sino también por la sociedad civil, habían asesinado a quién trabajaba en nombre de todos por la construcción de una sociedad realmente justa.

Un crimen más en la impunidad, una muerte que conmemoramos, en la que se sigue inspirando y animando para construir espacios de verdad, donde se demandan nuevos caminos y nuevos procesos para generar igualdad. Y aún 24 años después se recuerda y se conmemora su homicidio, porque el trabajo de Luis Alberto no se da por terminado, porque queda todavía mucho por conquistar.

Una víctima más de la violencia de aquella década en nuestro país, de la persecución política a la UP, con nombre y rostro. Un hombre que dejó huella, legado y motivos para seguir en constante esfuerzo por una transformación, por los Derechos Humanos, por la verdad y por la justicia.

Luis Alberto Cardona Mejía en la Memoria, 
Luis Alberto Cardona Mejía, sin olvido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Masacre estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (1954)

Memoria Tomado de Sin Olvido


Para el año 1.929, más exactamente el 7 de junio, los estudiantes marcharon por las calles en repudio a la “masacre de las bananeras” y al nombramiento del General Cortés Vargas, como jefe de policía de la ciudad de Bogotá, quien fue el responsable de dicha masacre. Al arribar la marcha cerca del Palacio Presidencial, la multitud fue reprimida con el funesto resultado de la muerte del estudiante de Derecho de la Universidad Nacional, Gonzalo Bravo Pérez. Cuando éste se dirigía al Café Capitolio una bala de la guardia presidencial lo alcanzó por la espalda. 
Una gran manifestación acompañó a su última morada los restos del estudiante, y la magnitud de las protestas lograron la destitución y procesamiento del teniente Cortés Vargas, de los Ministros y militares involucrados.
Desde entonces, el 8 de junio se convirtió en una fecha conmemorativa de uno de los mártires del movimiento estudiantil colombiano y en el año de 1.954, en el marco de su Vigésimo Quinto ani…

Masacre de estudiantes de la Universidad Nacional

Memoria Colombia Soberana



"La muerte de Chucho 2 no podía quedar impune como tantas [...] En este país a la gente no sólo la matan en las universidades; también en un callejón oscuro; la dinamitan amarrada a un poste en un barrio popular, o amanece tirada, amordazada, en cualquier potrero. Alberto Álava fue asesinado en la puerta de su casa; los hermanos García y los hermanos Sanjuán no se sabe dónde [...]. Algunos decidieron realizar un acto político para reivindicar su lucha, su vida.

Ese 16 amaneció triste, en los ojos llanto, en los pechos ira, al llegar a desayunar en cada mesa un poema y una flor, el uno por la ira, el otro por el llanto, y unos ojos que nos miran, nos vigilan, son muchos ojos que allanan nuestra cotidianidad; al salir de la cafetería, una compañera me abraza y llora: era su mejor amigo, hacía tan poco que habían hablado, cuántas cosas construyeron, cuántas discusiones, cuántas sonrisas.

 10 a.m.: Plaza Che Guevara. Algunas pancartas con la imagen del compañero…

Entradas populares de este blog

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Niña de nueve años fue torturada y asesinada por paramilitares en el 2005 en Santander

Memoria  Tomado de Prensa Rural Por Equipo Jurídico Pueblos  10 junio 2018

En un pueblo del Magdalena Medio controlado por los paramilitares vivió Alida Teresa. Era feliz a pesar del encarcelamiento de su padre (quien fue preso político) y las amenazas contra su familia.
Hoy, hace trece años, Alida Teresa –la niña de cabello ondulado y ojos marrones- fue alcanzada por la crueldad del paramilitarismo promovido desde la V Brigada del Ejército Nacional y un sector de la clase política santandereana. Le arrebataron su niñez, ultrajaron su cuerpo y extinguieron su luz. Nadie pudo evitar que su vida fuera el desagravio de alguien más.
El 9 de junio de 2005 Alida fue desaparecida, torturada y asesinada por criminales que contaron con la protección de miembros de la Policía Nacional de Zapatoca, Santander. Arrancaron la inocencia y sembraron el dolor en todos aquellos que la amaron, que nos contaron su historia, que nos hace recordarla. Tras 12 horas de angustia, el cuerpo sin vida, con signos de t…