Ir al contenido principal

Entre la memoria y la guerra, las víctimas del municipio de Trujillo resisten


Memoria
Tomado de Rebelión
Por Sara Leukos


En el año de 1986, los asesinatos de campesinos, jóvenes, hombres por parte de un grupo de paramilitar, recobran una de las historias más escabrosas y de hechos violentos contra la población por el despojo de la tierra, la oposición en la implementación de diversos proyectos agrarios e impedimento en proyectos de economía solidaria. Un territorio de grandes surcos de violencia territorial, rodeado de altas montañas y paisajes aparentemente pacientes y tranquilos, donde se advierte un miedo y una guerra en silencio. Es una muestra más de la violencia que vive Colombia. 

En ese lugar geográfico, de trazos sinuosos cobra vigencia uno, de los tantos grupos de paramilitares que están vigentes en Colombia: los tenebrosos llamados “los rastrojos”. Una especie simbiótica, entre narcos, militares y agentes del estado colombiano, donde aún hacen presencia en el casco urbano y sus alrededores. El municipio de Trujillo no es la excepción y su población vive cada día el terror. En el primer semestre de 2013 han asesinado 8 jóvenes en el municipio de Trujillo. La continuación, de una guerra y la perpetración criminal continúa, con estos crímenes de lesa humanidad. 

¿Un giro jurídico o un lastre de la impunidad en Colombia? 

El 31 de agosto de 2013, se reúne la comunidad en la sede de AFAVIT (Asociación de Familiares y Víctimas de Trujillo). La comunidad, las familias convocan al “XII perenigración”. Se concentran numerosas personas, entre estudiantes universitarios, varios representantes de derechos humanos, la comunidad, líderes, y familiares de las víctimas para conocer el “Sendero de la Memoria” en reconocimiento a las personas asesinadas. 

En esta jornada, cobra vigencia el estado actual de los procesos jurídicos que se llevan a cabo contra Henry Loaiza , el teniente Ureña y Diego Montoya. 

Actualmente, el proceso contra Henry Loaiza, condenado por dos procesos a 20 y 30 años por 80 homicidios, secuestro, torturas y desapariciones y otros delitos, que bajo una estructura criminal perpetró, sigue vigente aunque con algunas modificaciones. Este hombre quien no ha demostrado arrepentimiento público, tiene 18 años y medio detenido y por efectos carcelarios tiene unos derechos para solicitar la libertad: de un lado, por rebaja de estudio que ha realizado en la cárcel, y de otro lado, por haber pagado las dos terceras partes de la pena, solicita acumulación de los procesos para una posible libertad condicional. Situación jurídica que se halla, bajo un gran trazo de impunidad, porque la organización paramilitar que él organizó: “los rastrojos”, no se ha reinsertado, con sometimiento a la justicia y continúa vigente. 

Ante el orden judicial y carcelario las victimas de AFAVIT, exigen que la Juez niegue estos beneficios, por considerar esta persona altamente peligrosa, donde no ha mostrado ningún signo de arrepentimiento hacia las victimas y además, sigue activa toda la estructura Paramilitar. El estado es responsable por acción y omisión del caso de las victimas de Trujillo, hoy día Jurídicamente se hace responsable al estado colombiano de 76 casos. Son más de 25 años de lucha social, política y jurídica por parte de las víctimas. El alcance jurídico, sobre la responsabilidad de los criminales es muy lento. Mientras se espera sentencia contra el teniente Berrio y Francisco Javier Espinoza, las víctimas seguirán insistiendo en mantener viva la memoria de sus familiares y la búsqueda porque se responsabilicen a los genocidas por los crímenes cometidos. Igualmente, insistirán por el nuevo juicio contra el teniente Ureña, por hechos de 1990 y contra Diego Montoya por todos los delitos que se le han adjudicado, como contra los miembros de la fuerza pública que participaron de estos delitos. 

Ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se han enviado los procesos, donde se adjudica la responsabilidad del Estado por acción y omisión. En este contexto jurídico, la comunidad del municipio de Trujillo, los familiares de las victimas seguirán en resistencia, por la lucha, la verdad y la responsabilidad de quienes perpetraron los crímenes. 

¡Por la memoria y sin olvido de los que no están!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Masacre estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (1954)

Memoria Tomado de Sin Olvido


Para el año 1.929, más exactamente el 7 de junio, los estudiantes marcharon por las calles en repudio a la “masacre de las bananeras” y al nombramiento del General Cortés Vargas, como jefe de policía de la ciudad de Bogotá, quien fue el responsable de dicha masacre. Al arribar la marcha cerca del Palacio Presidencial, la multitud fue reprimida con el funesto resultado de la muerte del estudiante de Derecho de la Universidad Nacional, Gonzalo Bravo Pérez. Cuando éste se dirigía al Café Capitolio una bala de la guardia presidencial lo alcanzó por la espalda. 
Una gran manifestación acompañó a su última morada los restos del estudiante, y la magnitud de las protestas lograron la destitución y procesamiento del teniente Cortés Vargas, de los Ministros y militares involucrados.
Desde entonces, el 8 de junio se convirtió en una fecha conmemorativa de uno de los mártires del movimiento estudiantil colombiano y en el año de 1.954, en el marco de su Vigésimo Quinto ani…

Masacre de estudiantes de la Universidad Nacional

Memoria Colombia Soberana



"La muerte de Chucho 2 no podía quedar impune como tantas [...] En este país a la gente no sólo la matan en las universidades; también en un callejón oscuro; la dinamitan amarrada a un poste en un barrio popular, o amanece tirada, amordazada, en cualquier potrero. Alberto Álava fue asesinado en la puerta de su casa; los hermanos García y los hermanos Sanjuán no se sabe dónde [...]. Algunos decidieron realizar un acto político para reivindicar su lucha, su vida.

Ese 16 amaneció triste, en los ojos llanto, en los pechos ira, al llegar a desayunar en cada mesa un poema y una flor, el uno por la ira, el otro por el llanto, y unos ojos que nos miran, nos vigilan, son muchos ojos que allanan nuestra cotidianidad; al salir de la cafetería, una compañera me abraza y llora: era su mejor amigo, hacía tan poco que habían hablado, cuántas cosas construyeron, cuántas discusiones, cuántas sonrisas.

 10 a.m.: Plaza Che Guevara. Algunas pancartas con la imagen del compañero…

Entradas populares de este blog

Malas noticias señores de la guerra: Jaime Garzón no ha muerto

Memoria Por María Méndez Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH Fundación Colombia Soberana


¿Qué podríamos decir en este escrito que nadie conozca acerca de Jaime Garzón? podríamos comenzar con que era abogado, pedagogo, humorista, actor, filósofo, locutor, periodista, político, activista y mediador de paz. Pero es un poco vacío. Es más fácil recordarlo como la risa del pueblo que llora  por dentro sus penas.
La Bogotá del año 60 lo vio nacer el 24 de octubre. Tercer Hijo de Ana Deysi Forero Portella y Felix María Garzón Cubillos, quien murió cuando él tan sólo tenía 7 años. Sobre su familia no dijo mucho, pero aún resuenan sus palabras  en el programa 'Yo José Gabriel' cuando el mencionado periodista le pregunta "¿Por qué usted, fue seminarista, su hermana monja y su hermano jesuita?" el, con su mirada de niño, frotando sus manos y con la ternura inconmensurable que lo caracterizaba, responde: "Por que hay una decidida vocación religiosa en mi papá. Enton…

La Masacre de las bananeras

Por Colombia Soberana



"Sucedió el seis de diciembre de 1928, sucedió el seis de diciembre de 1928, Pa' que se olvide es trabajoso, El pueblo lo recuerda Siembre.

Lo que los obreros reclamaban, En forma pacifica ese día, Era solo que la compañía Un salario más digno pagara, Pero de la forma mas macabra El gobierno a los gringos complacía, Por eso es que el ejército a sangre fría Coge al pueblo indefenso y lo ametralla"
Julián Conrado






Como lo dice Julián Conrado en su canción seis de Diciembre, la masacre de las bananeras, aunque no sea una de las primeras en Colombia, es una de las más inolvidables para el pueblo Colombiano. Sucedió el seis de diciembre del año 1928, en la región bananera de Colombia, en el municipio de Ciénaga.



Era Miguel Abadía Méndez, un abogado y político conservador,  el presidente en aquellos años (1926 - 1930) y su  ministro de guerra era Ignacio Renjifo.

Como ahora, la clase política y oligárquica colombiana se arrodillaba ante el gobierno estadounidense y las em…

Niña de nueve años fue torturada y asesinada por paramilitares en el 2005 en Santander

Memoria  Tomado de Prensa Rural Por Equipo Jurídico Pueblos  10 junio 2018

En un pueblo del Magdalena Medio controlado por los paramilitares vivió Alida Teresa. Era feliz a pesar del encarcelamiento de su padre (quien fue preso político) y las amenazas contra su familia.
Hoy, hace trece años, Alida Teresa –la niña de cabello ondulado y ojos marrones- fue alcanzada por la crueldad del paramilitarismo promovido desde la V Brigada del Ejército Nacional y un sector de la clase política santandereana. Le arrebataron su niñez, ultrajaron su cuerpo y extinguieron su luz. Nadie pudo evitar que su vida fuera el desagravio de alguien más.
El 9 de junio de 2005 Alida fue desaparecida, torturada y asesinada por criminales que contaron con la protección de miembros de la Policía Nacional de Zapatoca, Santander. Arrancaron la inocencia y sembraron el dolor en todos aquellos que la amaron, que nos contaron su historia, que nos hace recordarla. Tras 12 horas de angustia, el cuerpo sin vida, con signos de t…